Bolívar se devaluó 40% este año

20 de noviembre de 2012

Los operadores cambiarios y los vendedores de bolívares en los puentes fronterizos, no son los que ponen  el precio de la moneda venezolana, dijo el presidente de la Cámara  de Comercio de Ureña.
En enero se tenía un cambio fronterizo con una tasa de 0,20, lo que significaba que para comprar $1.000 se necesitaban 5,0 bolívares fuertes, y en estos momentos para comprar esos mismos $1.000 se necesitan 8,26 bolívares.

Es decir, que se ha tenido un 40,36 por ciento de disminución del valor de la moneda venezolana, que es una devaluación implícita que afecta las cadenas de costos y de valores.

Es un fenómeno de pérdida de valor del bolívar, que se ha venido presentando a lo largo de 2012 paulatinamente, según el presidente de la Cámara de Comercio de Ureña, Isidoro Domingo Teres Savicens.

Esa disparidad le favorece hoy al habitante de Norte de Santander, que prefiere cruzar la frontera para comprar artículos en Venezuela, porque el valor adquisitivo del peso se ha fortalecido en ese 40,36 por ciento con respecto a 2011.

Lo anterior representa un rendimiento mayor y una ventaja comparativa en frontera, que se ha manifestado con la mayor afluencia de compradores colombianos en las localidades de Ureña, San Antonio y San Cristóbal, capital de Táchira.

En la frontera, la regla de oro es que el bolívar esté alto, porque cuando eso pasa los venezolanos son los que vienen a Cúcuta a hacer compras y dinamizan la economía.

La capital de Norte de Santander tiene una dependencia económica directa del bolívar, palpable durante las etapas de mayor auge en la frontera, cuando la divisa venezolana alcanzó precios elevados que motivaron la compra masiva por parte de los venezolanos.

En la actualidad  se da un beneficio ficticio para los  comerciantes del lado venezolano, que venden a un precio y deben reponer el inventario a un costo mayor, ocasionando la descapitalización, dijo el dirigente empresarial.

“Esa situación no conviene porque al producirse una devaluación fuerte, el comercio se va descapitalizando y obliga al comerciante a ser cuidadoso a la hora de manejar  su economía, porque podría terminar cerrando por quiebra el establecimiento comercial”, según el representante gremial.

Agregó que los productores y comerciantes de Táchira se reunieron hace pocos días con altos representantes del sector financiero del Gobierno Nacional, incluido el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson José Merentes Díaz, para buscar un alivio a la difícil situación por la que atraviesan.

El encuentro empresarial cumplido en San Cristóbal, fue un acto de apoyo político a la candidatura del exdirector del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), José Gregorio Vielma Mora, sin que se diera un debate sobre el fenómeno actual de pérdida del valor de la moneda, y la revaluación del dólar libre en los mercados financieros de Caracas.

En consecuencia, queda esperar que las razones por las cuales están sucediendo esos fenómenos se empiecen a corregir y se adjudique a los importadores y a la demanda del mercado venezolano de divisa dólar, para que disminuya la presión y pueda recuperarse un poco el valor de la moneda bolívar, dijo Domingo Teres.

Paridad cambiaria

El presidente de la Cámara de Comercio de Ureña, se mostró a favor de la paridad cambiaria peso-bolívar en la frontera.

Explicó, que esa sería la mejor medida económica, pero advirtió que la tasa de cambio fronteriza jamás se ha definido por el valor del dólar oficial en Colombia y Venezuela.

“Todo lo contrario, se rige por un ponderado del valor del dólar libre o de calle en los  dos países, que da diariamente el valor de la tasa de cambio”, subrayó.

En esa dinámica no existe especulación  y lo que se presenta cada día es un ajuste de la oferta y la demanda, que es otro factor importante que tiene que ver con la cotización de la tasa fronteriza, precisó.

Cuando el mercado se inunda de bolívares porque hay una presión del mercado venezolano para comprar dólares en Cúcuta, el valor del bolívar disminuye, fenómeno que también marca la tasa diaria.

Por esa razón, no se puede pensar que los operadores cambiarios y los llamados ‘maneros’ que trabajan en la orilla de las vías de entrada a Venezuela vendiendo y comprando bolívares, sean los que están especulando o los que determinan el valor del cambio y unas ganancias especulativas, según Domingo Teres.

Aseguró, que la moneda venezolana ha tenido una disminución del valor real desde que se creó el bolívar fuerte en 2008, lo que es difícil de recuperar, pero sí la economía del sector productivo nacional, dependiendo del estímulo de los sectores  oficiales y de la voluntad política del alto gobierno para que eso sea posible.

Lamentablemente, hasta ahora lo que hay son planteamientos, porque la realidad es otra ya que en Venezuela cada vez se produce menos y se importa más, y cada vez se requieren más divisas para sostener la demanda del mercado y hay menos ingresos disponibles, puntualizó.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

< Anterior   Siguiente >