En vez de unir, Puente de Tienditas divide a la frontera

LUIS EDUARDO BAUTISTA | 24 de enero de 2013

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
Muchas personas en la frontera sostienen que la ampliación de los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, sería suficiente para atender el comercio entre Venezuela y Colombia, por lo que es innecesario un tercer paso internacional. (Foto Reycarmir Cañizares Chavez / La Opinión)

La firma del acuerdo para financiar los estudios de factibilidad del puente de Tienditas, entre Ureña y Cúcuta, por parte de los cancilleres de Colombia y Venezuela, María Ángela Holguín y Elías Jaua, generó reacciones encontradas entre los habitantes de la frontera.

Algunos opinan que es un paso adelante en el proceso de integración y desarrollo, mientras que otros consideran que la construcción de un tercer paso internacional no se justifica, porque el comercio binacional no despega y hay otras prioridades que deben ser abordadas por los gobiernos de los dos países.

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Ureña, Domingo Teres, dijo que el puente de Tienditas es una pieza importante de lo que es la proyectada malla vial de la zona metropolitana binacional, que comprende Cúcuta, Villa del Rosario, San Antonio del Táchira y Ureña.

Hace 33 años se empezó a plantear la necesidad de construir el paso elevado sobre el río Táchira, en el plan rector del eje fronterizo, y ahora vuelve a ser noticia.

Sin embargo, no se ha avanzado nada y han sido solo anuncios, y según Teres, incluso de los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, que llegaron a fijar finales de 2011 como época para terminarlo.

Dijo que los gremios de la frontera reciben de buena gana los resultados de la reunión de cancilleres, que se comprometieron  a iniciar los estudios de factibilidad para desarrollar el proyecto.

“Eso significa que la Corporación Andina de Fomento (CAF), que siempre ha ofrecido financiar el estudio, posiblemente a partir de esa nueva reunión comience a hacerlo, para saber en qué punto se va a  localizar exactamente, cuándo se iniciarían los  estudios geológicos, el estilo de construcción y las especificaciones, y si los costos de la construcción los asumen los dos países en partes iguales, o uno de los dos se haría cargo de la obra”.

El puente de Tienditas vendría a descongestionar el tráfico de carga pesada del intercambio económico entre Colombia y Venezuela, que soportan los pasos internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que quedarían para turismo y comunicación local.

Así mismo, permitiría consolidar un solo control de aduanas  para lo que son los manifiestos de importación y exportación y los cruces de frontera, dijo el representante empresarial.

Solución definitiva

El alcalde de Ureña, Nelson Becerra Torres, dijo que fue fructífera la reunión de los cancilleres, porque permitió abordar el tema de la viabilidad del puente de Tienditas, en la búsqueda de una solución definitiva para recuperar la movilidad vehicular.

“Como hombres de frontera y amantes del desarrollo, desde hace tres décadas sabemos que ese paso fronterizo es de vital importancia apara el desarrollo de las localidades a lado y lado de la línea fronteriza, tema que está en la mesa de trabajo de los gobiernos de Chávez y Santos, por lo que estamos seguros que el proyecto saldrá adelante”.

El alcalde dijo que están planteando al nivel central y al gobierno de Táchira, la construcción de la vía expresa, en la margen derecha del río Táchira, partiendo del puente de Tiendidas hacia San Antonio, Rubio y San Cristóbal.

No es necesario

El concejal del municipio Bolívar, Gerardo Burgos, dijo que el puente de Tienditas era una de las buenas obras proyectadas para ser ejecutadas entre los gobiernos de Colombia y Venezuela con el propósito de reforzar el intercambio comercial, cuando la nación Bolivariana pertenecía a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y que tenía disparadas las importaciones y exportaciones.

En la actualidad ese intercambio comercial solo se está dando entre los dos países, y difícilmente alcanzará los volúmenes que se movieron en 2008, cuando Venezuela importó de Colombia mercancías por 8.000 millones de dólares y exportó 1.600 millones de dólares hacia el vecino país, según Burgos.

El eje fronterizo Ureña-San Antonio mira hacia el Mercado Común del Sur (Mercosur), que es el propósito del presidente Hugo Chávez, y del gobernador de Táchira, José Gregorio Vielma Mora,  buscando la apertura hacia un mercado de 400 millones de habitantes, razón por la cual un tercer puente para conectarse con Cúcuta pierde relevancia, porque se buscará fundamentalmente el crecimiento del parque industrial de las localidades tachirenses para aumentar la productividad.

Lo que fue una necesidad en 2008, no lo es ahora, porque el flujo comercial en los últimos años no ha crecido sustancialmente, y bastaría con la ampliación y reforzamiento de los puentes actuales para atender el comercio binacional, puntualizó el concejal.

Desconocimiento de la frontera

El expresidente de Fedecámaras Táchira, José Rozo Lizcano, dijo que el anuncio hecho por Jaua, a propósito de la visita a Caracas de la canciller colombiana, demuestra un desconocimiento tácito de las verdaderas necesidades de la frontera, particularmente el eje San Antonio-Ureña.

Aseguró, que en lo que se ha venido trabajando en los últimos años es en la ampliación de los puentes existentes, y en el lado venezolano la construcción urgente de los anillos viales que permitan descongestionar a Ureña y San Antonio, que en su criterio han quedado a la deriva de los programas de modernización vial en Venezuela.

Insistimos en  que en el orden de prioridades lo que debería hacerse es iniciar a la brevedad posible la construcción de la vía alterna entre Ureña-San Antonio-Peracal y continuar con el proyecto de interconexión vial entre Peracal y Rubio, y así facilitar la integración de la frontera venezolana a San Cristóbal, capital de Táchira, explicó.

“No serviría de nada tener un tercer puente internacional, si vamos a seguir embotellados en el tránsito del lado venezolano, contrastando con el área metropolitana de Cúcuta, que cuenta desde hace más de 20 años con los anillos viales”.

Reiteró, que se requiere en las localidades fronterizas de Táchira la construcción de vías modernas para integrar las fronteras, así como la aplicación de unas políticas que permitan recuperar el empleo, por ejemplo, en el sector del transporte de carga pesada.

Dijo que por la frontera transitaban diariamente 700 camiones de carga, mientras hoy escasamente lo hacen entre 30 y 40, y 3.000 conductores vivían de transportar mercancías de un lado para otro, gran parte de ellos desplazados a actividades informales, algunos impulsados al contrabando de combustibles y otras actividades ilícitas “por políticas contrarias al buen vivir y al desarrollo de los pueblos, que ha venido aplicando el gobierno caraqueño”.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

< Anterior   Siguiente >