Candado en la frontera

Luis Eduardo Bautista | 15 de diciembre de 2012

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


El ataúd con el cuerpo del cucuteño Leider Javier Flórez, que falleció en San Cristóbal, debió ser transbordado este viernes en la tarde por los familiares, para poderlo traer a la capital de Norte de Santander, donde recibirá sepultura. Dificultades como esas se vieron durante las primeras 24 horas de cierre de la frontera. (Foto Laura Ramírez Ruan / La Opinión)
Dramática se tornó la situación para decenas de personas en tránsito hacia o desde Venezuela por el cierre fronterizo ordenado por el Gobierno de la Nación Bolivariana, 60 horas antes del inicio de las Elecciones Regionales 2012, en las que serán elegidos gobernadores y diputados a los Consejos Legislativos de los 23 estados de Venezuela.

El cierre de todos los pasos fronterizos terrestres ordenado por el Ministerio del Interior y Justicia, mediante resolución conjunta con el Ministerio de Defensa, colmó la paciencia ayer de las personas que quedaron varadas a uno y otro lado de la línea fronteriza de Táchira con Norte de Santander, que infructuosamente trataron de cruzar los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander.

Tampoco sirvió la opción de pasar por el río Táchira, aprovechando el bajo caudal, porque piquetes de soldados y guardias nacionales se apostaron en todas las trochas de entrada, obligando a regresar a quienes querían llegar a suelo venezolano a como diera lugar.

Familias enteras padecieron el rigor de una larga espera, bajo la lluvia en la mañana y del abrasador sol en la tarde, con la esperanza que se retiraran las barricadas para pasar a uno y otro lado, lo que se hizo de manera intermitente durante el día y en algunos casos especiales.

Uno de ellos fue el permiso otorgado, después de varias horas de espera, para pasar en un ataúd el cuerpo del cucuteño Leider Javier Flórez Figueredo, de 30 años, que murió el pasado jueves en San Cristóbal. Los familiares vivieron momentos de angustia mientras el mando militar autorizaba el transbordo y durante el desplazamiento del cajón a lo largo del puente Simón Bolívar, abriéndose paso por entre la multitud que pedía a gritos que abrieran, así fuera  por una hora, la frontera.

Así mismo, el caso de una mujer embarazada que era trasladada desde Táchira hacia Cúcuta, a la que debieron transbordar de ambulancia para que pudiera llegar a un centro de atención médica en la capital de Norte de Santander.

Carmen García, que partió desde Bogotá el jueves a las 8:00 de la noche junto a sus tres hijos menores, se encontraba ayer arrinconada junto a una baranda del puente Simón Bolívar, después de 18 horas de viaje, con las maletas y la más pequeña de sus hijas enferma, implorando para que la dejaran continuar hacia Barquisimeto, a 12 horas de viaje desde San Antonio del Táchira.

Muchas de las personas que ayer en la tarde estaban presionando para que les permitieran pasar, eran venezolanos que venían de pasar vacaciones en el interior de Colombia o de visitar familiares, amigos o hacer compras en Cúcuta, y que fueron sorprendidas por el inusual cierre fronterizo, previo a un proceso electoral, porque generalmente se hacía la media noche del sábado.

Mujeres y hombres clamaron a la tropa  que los dejaran pasar a Ureña y San Antonio, alegando residencia en esas poblaciones de Táchira, que tenían programados vuelos desde el aeropuerto Juan Vicente Gómez hacia Caracas, la necesidad de viajar por tierra al interior de Venezuela, cumplir citas médicas, hacer compras o enviar giros, entre otras razones.

Lo que para unos fue sufrimiento y desesperanza, para otras personas en La Parada (Villa del Rosario) o El Escobal (Cúcuta) el cierre fronterizo fue una buena oportunidad para ganar unos pesos, como el caso de taxistas, mototaxistas, conductores informales, personas que se dedicaron a cargar en sus hombros pesadas maletas de los viajeros, y vendedores ambulantes que ofrecieron toda suerte de productos para comer y beber.

Hubo críticas a la decisión del gobierno venezolano de cerrar el paso fronterizo, alegando que es violatoria de convenios binacionales de libre movilidad y principios de hermandad y buena vecindad.

Muchos se quejaron porque esa medida les impedirá que cumplan mañana con el derecho al voto, que consagra la Constitución de Venezuela, en unas elecciones regionales que les permite votar tanto a los venezolanos como a los extranjeros que tengan la condición de residentes, la mayoría de nacionalidad colombiana.

Repudio generalizado


Ramsés Díaz León / Corresponsal de La Opinión en San Cristóbal

Una condena generalizada produjo el cierre de la frontera colombo venezolana, con 60 horas de anticipación a la apertura de los comicios regionales de mañana.

Las reacciones no se hicieron esperar y dirigentes políticos, líderes cívicos y comunidad en general, se mostraron indignados por la medida, que fue considerada como una arbitrariedad.

Viajeros que se desplazaban a Cúcuta desde el centro de Venezuela, manifestaron ser los más afectados por el intempestivo cierre que paralizó el tránsito automotor y peatonal por los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander que unen a Norte de Santander y las poblaciones tachirenses de San Antonio y Ureña.

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Gobernación de Táchira y diputado a la Asamblea Nacional, Walter Márquez Rondón, dijo que la decisión del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia y el Plan República, de cerrar la frontera con tres días de anticipación a las elecciones, es arbitraria, inconstitucional e ilegal.

Explicó, que no hay ninguna norma que así lo establezca, en virtud de que no es un problema de seguridad de Estado, y al contrario, los procesos electorales son de orden público e interés nacional.

“El hecho que el jueves en la tarde se haya cerrado la frontera, es reprochable y en mi condición de vocero ante la Asamblea Nacional del pueblo fronterizo, rechazo esa decisión, porque se atenta contra el libre tránsito de personas, como lo garantiza la Constitución Nacional, sin una justificación previa”.

Colombianos y venezolanos que hacían compras a uno y otro lado de la frontera, los que trabajan en un lugar y viven en el otro, los viajeros por turismo o por razones de salud, fueron sorprendidos con la medida.

“Esta es la frontera más dinámica de América Latina y el tránsito fronterizo diariamente es muy fluido, pero que se acrecienta por los días de las festividades navideñas”.

La explicación no puede ser de carácter electoral, porque tenemos una realidad geopolítica, una realidad social, que de lado y lado de la frontera hay electores que sufragan en los comicios colombianos cuando allá hay elecciones y al revés con electores venezolanos que sufragan en Venezuela, dijo el dirigente político.

“Eso ha existido históricamente y haber adelantado el cierre de frontera tres días antes es insólito lo que ha ocurrido”.

Orden de Vielma

El diputado por San Cristóbal, Miguel Ángel Rodríguez, responsabilizó del cierre de la frontera al aspirante a la gobernación de Táchira por el oficialismo, José Gregorio Vielma Mora, de ser el autor de “ese atropello contra la ciudadanía, no solo la residente en la frontera, sino la que ocasionalmente la transita a uno y otro lado”.

“Debía sentir vergüenza el ministro Néstro Reverol por esa decisión, que para colmo, la dio a conocer una hora antes a través de su cuenta de twiter, perjudicando de esta manera a millares de transeúntes”.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

< Anterior   Siguiente >