Se entregó médico acusado de violación

El médico era buscado en 188 países.

25 de febrero de 2012


El médico Juan Carlos Zabala Sierra, de 28 años, quien aparecía en el cartel de los 20 delincuentes más buscados por la Policía Metropolitana, se entregó ayer en la mañana ante las autoridades.

Zabala Sierra, natural de Bochalema, es solicitado por el Juzgado Octavo Penal Municipal, con funciones de control de garantías, por el delito de acceso carnal o acto sexual abusivo agravado con persona incapaz de resistir.

El médico se presentó en las oficinas del Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), en el Palacio de Justicia de Cúcuta, donde posteriormente se efectuó una audiencia privada para legalizar la entrega, imputarle los cargos y recibir medida de aseguramiento, aunque no se allanó a cargos y permaneció en silencio durante la diligencia.

Contra el médico fue instaurada una denuncia luego de que, presuntamente el 12 de enero del presente año, violara a una paciente dentro de su consultorio en una clínica de la ciudad.

Dicha denuncia fue instaurada por la madre de la joven, de 18 años, a quien llevó por un dolor abdominal (ver recuadro: Ese día).

El coronel Álvaro Pico Malaver, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, indicó que no sabían con certeza dónde se escondía Zabala Sierra, pero se presumía que estuviera en el vecino país. Tenía doble nacionalidad.

“Este cartel ejerce mucha presión, no solo en el individuo, sino a nivel social. El sentirse acorralados y no poder utilizar la frontera para  esconderse hace que se entreguen”, consideró el oficial.

La formación


La Opinión conoció que el médico, egresado de la Universidad de Santander, realizó el servicio social en el Hospital Juan Luis Londoño del municipio de El Zulia. Ingresó el primero de marzo de 2008 y terminó el 30 de agosto del mismo año.

Experiencia, que sumada a un curso de rehabilitación, le sirvió para ser aceptado en la clínica donde ingresó el 18 de septiembre como médico general del servicio de urgencias (fecha para la cual, no reportaba antecedentes penales) y laboró hasta el 13 de enero de 2012.  De manera simultánea, prestó turnos médicos en una caja de compensación de la ciudad.

El día de los hechos, el médico no  tenía el contrato laboral vigente, pues no le fue renovado por la clínica. Dicha notificación le fue dada a conocer el 14 de diciembre de 2011 y cumplía con los últimos  días de trabajo.

¿Otras más?


De la presunta violación, ocurrida en el turno de  Zabala Sierra, 7:00 de la noche del martes hasta el miércoles a las 7:00 de la mañana, la Fiscalía no encontró testigos (trabajadores de la clínica) que pudieran advertir lo ocurrido.

Según el coronel Pico Malaver, solo existe formalmente esta  denuncia por violación, que originó la orden de captura contra el médico, pero se especula que podrían ser más las mujeres afectadas.

“A través de redes  sociales nos ha llegado información con nombres al respecto, de la cual, estamos haciendo verificaciones. Las mujeres desafortunadamente no denuncian este delito por su propia privacidad”, señaló el comandante de la Policía Metropolitana.

Se operó


La Opinión conoció que Zabala Sierra se sometió a una operación de bypass gástrico para rebajar varios kilos,  por lo cual, su fisionomía había cambiado de manera significativa posterior a ocurridos los hechos.

En 2008 pesaba 110 kilos y ahora estaba alrededor de los 75. Bajonazo que le habría servido para pasar inadvertido mientras era buscado. Sumado a que se dejó crecer la barba y adoptó un estilo diferente de peinado.

Ese día


La mamá de una joven, de 18 años, se llenó de valor para denunciar públicamente que su hija fue una de las víctimas del médico Juan Carlos Zabala Sierra, quien el 9 de febrero fue incluido en la lista de los 20 delincuentes más buscados por la Policía Metropolitana de Cúcuta.

Contra Zabala Sierra se expidió la orden de captura por delitos sexuales, luego de que la Fiscalía conociera del caso. Sin embargo, ayer le fueron notificados otros.

Según relató la progenitora, ella llevó a su hija por un problema de gastritis y al pasar media hora en el consultorio con la puerta cerrada, le dio una mala corazonada.

“Me preocupé de que el médico estuviera haciéndole algo a mi hija, al ver que la puerta estaba cerrada con llave. Pedí ayuda a una enfermera y al abrir encontré a la niña inconsciente acostada en una camilla con un suero en la vena. Tenía un poco de sangre en la pierna. Sangre que él justificó diciendo que ella se había lastimado con el aluminio de la camilla”, recuerda la madre.

Dicha preocupación se incrementó al notar que la salud de su hija se deterioró, aún más. Entonces, decidió consultar a otro médico y acudir al Instituto de Medicina Legal.

“Salió positivo, le habían aplicado escopolamina y Medicina Legal determinó que abusaron sexualmente de ella”, agregó la madre.

Razón por la cual, la familia de la joven instauró la demanda contra el médico, a la espera de que se haga justicia.

Sobre la sustancia encontrada en  la sangre de la mujer (trazos de escopolamina) esta no es utilizada en ninguna clínica u hospital, puesto que no tiene beneficio médico.

Al ser incluido en la lista de los más buscados, con circular azul de la Interpol, Zabala Sierra era buscado en 188 países miembros. Con la entrega del médico quedan pendientes 16 capturas.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

< Anterior   Siguiente >